Las diputadas y el techo de cristal

Nacionales Opinión Política Provinciales Representantes

Por María Elina Serrano

Esta semana, en la sesión preparatoria de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, prestaron juramento 127 nuevos legisladores, hombres y mujeres de todo el país, de distintas edades, experiencia y profesión. También de diversos espacios políticos. Se eligieron las autoridades de ese cuerpo colegiado, que representa al pueblo de toda la Nación Argentina. Sus autoridades son presidente y tres vicepresidentes. El resultado fue el siguiente: hombres: cuatro, mujeres: cero.

La diputada Graciela Camaño llamó a reflexionar y a “poner a una mujer” dentro de las autoridades del cuerpo. La moción fue rechazada y la cúpula de la conducción de la Cámara de Diputados quedó conformada por Sergio Massa, como presidente (reelecto); al igual que el vicepresidente primero Omar de Marchi (PRO, cercano al ex presidente Macri, uno de los “halcones”). Dos ex gobernadores son vicepresidentes segundo y tercero: José Luis Gioja (PJ, San Juan) y Julio Cobos (UCR, Mendoza, también ex vicepresidente de Cristina Kirchner).

Graciela (68)

Graciela, abogada, esposa del sindicalista Luis Barrionuevo llegó por primera vez a la Cámara en 1989 por el Partido Justicialista. Varios mandatos como diputada nacional, conoce el mecanismo del recinto como la palma de su mano.

Dicen que Graciela es brava, todo lo contrario a la imagen de una mujer dócil y complaciente. Es famosa por el escandaloso episodio con Carlos Kunkel (76) cuando le propinó una sonora cachetada a su colega del oficialismo, en medio del debate en el recinto, en un entredicho por las supuestas presiones para la aprobación de la Ley de Presupuesto 2011.

Graciela también pasó por el poder ejecutivo, como Ministra de Trabajo de la Nación, durante el gobierno de Duhalde (2002-2003). Nunca salió de la escena política. Sagaz, inteligente, respetada intelectualmente se recibió de abogada en apenas dos años entre 2010 y 2012, en la Universidad de Morón, donde rindió con 10 su última materia. Tiene varias distinciones por su labor parlamentaria. Ocupa un lugar destacado como Consejera de la Magistratura de la Nación Argentina.

Perteneció a diversas coaliciones electorales como el Frente para la Victoria, Concertación Plural, Peronismo Federal, Unión Popular, Frente Renovador, Consenso Fedeal y Vamos con Vos (2021).

Hablemos de paridad

Haciendo uso de la palabra, con su lengua filosa Graciela dijo: “Estoy casi segura de que nuevamente nos vamos a enfrentar al espectáculo de todos los hombres presidiendo esta casa. Por eso, aquello por lo que decimos que venimos bregando, va a estar absolutamente ausente, nos quedamos sin discurso. De qué nos sirve ponerle la A o la E o la letra que quieran si desde este lugar no tenemos la capacidad de reconocer la cualidad política de nuestras compañeras mujeres. Llamo a los bloques de la primera, segunda y tercera minoría a que por favor reflexionen y pongan una mujer”.

“Si nosotros, nosotras, nosotres (con marcada ironía) que hacemos las leyes para exigir paridad, no rompemos el techo de cristal en la Mesa de Conducción de la Cámara de Diputados, con qué cara podemos exigir el cambio cultural tan necesario para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”.

“Si vamos a seguir trabajando para que haya paridad, este cuerpo no puede estar constituido, en su directiva, solamente por hombres”.

Y propuso a las ex gobernadoras Vidal (de Buenos Aires) y Bertone (de Tierra del Fuego) para ocupar las vicepresidencias.

Sergio Massa, visiblemente molesto por las palabras de su ex aliada (se alejaron cuando Massa se reconcilió con el kirchnerismo), se vio obligado a darle la palabra a las legisladoras aludidas.

Rosana (49)

“Me veo sorprendida en el recinto por la propuesta de la diputada Camaño, a quien agradezco la deferencia, la conozco hace muchísimos años, pero bueno creo profundamente en el género, y en lo que nosotras las mujeres estamos tratando de llevar aquí adelante, pero voy a sujetarme a las disposiciones de mi bloque, muchas gracias”.

María Eugenia (48)

“Quiero agradecer a la diputada Camaño por su propuesta, y abonar a su propuesta general, pero declinar el ofrecimiento en particular, hemos dado una discusión de bloque y de espacio que voy a respetar”.

A confesión de partes…

Ambas renunciaron a la propuesta. Ambas aludieron a discusiones internas de los bloques sobre la designación de autoridades. Las discusiones de bloque, en realidad son negociaciones y acuerdos de mesa chica, donde las mujeres participan poco y nada. En general, las que sobresalen es porque tienen a alguien (masculino) que las representa a la hora del reparto de cargos y sillones.

Por supuesto que hay excepciones. O mejor dicho, alguna excepción habrá.

El techo de cristal, al que las mujeres cada vez nos acercamos más, parece aumentar su solidez con cada progreso femenino. Martillo y pico en mano no han sido suficientes aún. Las mujeres en los cargos de decisión siguen siendo la excepción a la regla, tanto en el sector público como en el sector privado.

¿Alguien alguna vez, escuchó hablar de “el marido de” a la hora de disputar una posición? Por el contrario, ¿cuantas veces se menciona a “la esposa/novia de”?

Bajo el techo de cristal, las mujeres estamos ahí pero no llegamos. Siempre desde afuera, vemos todo, pero no podemos estar, y mucho menos tocar o manipular. No nos falta: preparación intelectual y política, representatividad, compromiso ni convicciones. Tal vez algo nos sobre. Hay verdades incómodas y silencios que aturden. Los desafíos están para hacer el intento una y otra vez. En perseverar en los objetivos, también las mujeres tenemos experiencia.

Y cuando el techo de cristal se rompa, hará mucho pero mucho ruido.

María Elina “Mali” Serrano es ingeniera, exministra de Ambiente de la Provincia y Vicepresidenta del COFEMA. Publicado primero en El País Digital.