El mejor acuerdo para pagar una estafa no puede ser bueno

Economía Opinión Política Provinciales Representantes

Por Rodolfo Schwartz

Repasemos lo que sabemos absolutamente todos. El FMI por presión de Trump, dispuso otorgarle un préstamo de 55 mil millones de dólares a Macri, para ayudarlo a mantenerse en el gobierno. Finalmente entregaron 44 mil millones. Es el más grande otorgado por el organismo en toda su historia. Tanto es así, que el pago acordado por el gobierno anterior para el 2022, es el 70% de lo que tiene que cobrar el FMI en todo el mundo.

Lo hicieron violando las propias reglamentaciones internas del mismo. Macri violó la Constitución Nacional al no hacer pasar por las Cámaras ese crédito internacional. Él mismo reconoció públicamente que le dio todo ese dinero a los bancos. No fueron para resolver problemas de salud,

educación, producción de pymes, desarrollo de ciencia y tecnología nacional y la pobreza y el hambre que creció.

Qué hicieron los bancos?… se los llevaron. Es una estafa confesada por quien la hizo.

Hoy en el Banco Central hay cero plata. O sea, aunque quieras pagar por entreguista, no lo podrías hacer. Eso sería el cuco del default, que tanto agitan, como de niños hacían con el viejo de la bolsa. Si no tenés, cómo se pagaría? Lo que se conoce, es que el FMI daría un crédito para pagarle a ellos, con nuevas condiciones sobre éstos y el monitoreo trimestral, en un cogobierno de sumisión inaceptable.

Las negociaciones de todo este período y que se expresó en la elaboración del Presupuesto 2022, se dieron en relación a cuántas lonjas estaría dispuesto el gobierno a sacarle al cuero. Esto significa el nivel de ajuste a realizar.

Los de Cambiemos querían aun más, por eso no lo aprobaron. Pero desde otro punto de vista y la defensa de los intereses nacionales y populares, podría no haberse votado su aprobación, denunciando la responsabilidad de Cambiemos y llamando a la reflexión a los compañeros del Frente de Todos, que lamentablemente no han seguido por el camino de la querella criminal iniciada por el presidente Alberto Fernández y de una Comisión Bicameral que no movió un dedo.

No se trata de lograr quitas o prolongar el tiempo de pago. Eso se hace con deudas legítimas, no fraudulentas. Se trata de no pagar una estafa violatoria de nuestras leyes, del propio Fondo y que se reconoce que fueron para un puñado de bancos especuladores.

Todos los sectores poderosos impulsaron acordar, incluidos los otros imperialismos que algunos creen que nos van a apoyar porque se disputan con los yanquis, como los chinos y rusos, mientras en otros lugares del mundo hacen sonar tambores de guerra y disputan profundizar concesiones para su penetración en la Argentina.

Hay que apoyarse en las profundas convicciones patrióticas de nuestro pueblo. En el 2001 el fugaz gobierno de Rodríguez Saá, declaró el default. No nos caímos del mundo, no vino el viejo de la bolsa y con esa plata y otras condiciones se pudo salir de la crisis.

Cuando Juntos por el Cambio, culpables y beneficiarios de este fraude, con los máximos dirigentes del PRO y la UCR destacan el acuerdo logrado y de igual manera los poderosos sectores, como la Bolsa porteña, la Sociedad Rural, la Cámara de la Construcción, la UIA, la Bolsa de Cereales, Asociación de Bancos de la Argentina, celebran este acuerdo para pagar una estafa, no puede ser bueno para el pueblo y la nación.

Se tratará el acuerdo en la Cámara de Diputados y Senadores y será necesaria la más amplia movilización popular para evitar su aprobación. El pueblo que más tarde o más temprano, tiene la última palabra, debe hacer oír su voz, con el derecho a rebelarse contra las injusticias. En Chubut, contra la ley de megaminería, fue temprano y es un ejemplo.

Hay que desplegar una enorme campaña contra el reconocimiento a libro cerrado de la deuda, por la suspensión de los pagos, la investigación, juicio y cárcel a los responsables de la estafa y de quedarse con la plata que quieren que devolvamos todos.

LAS ESTAFAS NO SE PAGAN. LA DEUDA ES CON EL PUEBLO.

Rodolfo Schwartz – Partido del Trabajo y del Pueblo – Partido Comunista Revolucionario.