Carta pública a la comunidad en contestación al ministro Lineras

Opinión Política Provinciales

Por Marcela Acuña

No pensaba contestar la carta del Ministro de Educacion Profesor Lineras por muchos motivos, el principal que hizo un descargo público de manera directa a Emerenciano Sena, desapareciendo mi participación como coordinadora de la EPGS nro 2.

La EPGS nro 2 Barrio Emerenciano, cuenta con una coordinacion compartida entre el compañero Emerenciano y quien escribe, así como también es un órgano colegiado el cual es parte activa de las discusiones y decisiones que se llevan adelante.

Si bien es una organizacion interna, el ministro de Educacion esta al tanto de que la responsabilidad politica es compartida. Aun así se expresó públicamente en contra de EMERENCIANO como si fuera el responsanle de toda la decision pidiéndole “humildemente por todas las redes sociales pagas del gobierno” que haga el cambio de nombre.

No sé si el ministro se enteró que Emerenciano hace un mes y días estaba muy grave transitando una neumonia bilateral a raiz del COVID 19 lo que hizo que esté alejado del espacio social y político, aún así, ni bien lo retomó, lo llevó adelante con total hidalguia haciéndose cargo de todo como debe ser la conducción política.

El acto de inauguración del Playón Deportivo era una deuda pendiente para nosotros de extrema necesidad por las actividades recreativas que se desarrollan en el Barrio Emerenciano.

Ante esto avisamos a las autoridades e invitamos al acto como siempre lo hacemos de manera pública a todos sin excepción.

Nadie confirmó sus presencias, salvo 10 minutos antes de comenzar el acto donde me informan de manera personal que vendría el ministro.

Recuerdo esta secuencia de hechos porque al parecer el ministro la olvidó en su carta pública dirigida a Emerenciano donde omite mi persona y sugestivamente relata la incomodidad de acudir a un acto del cual al parecer jamás le importó participar y fue indudablemente obligado tema del cual no tenemos la culpa.

Asimismo tambien omite (el ministro) decir que se nombró a todos los boxeadores, a los gestores chaqueños del boxeo, muchos de los cuales estaban presentes junto a otros boxeadores, uno de los cuales fue pupilo de Juan Carlos Monzón, el señor Jerónimo Ramírez.

Esto no es justificar nada sino dar el marco general del acto que se desarrolló con total respeto y que la incomodidad del ministro no fue sólo por el nombre de Carlos Monzón sino por tener que ir a un acto seguramente obligado y en el Barrio Emerenciano, cosa que indudablemente no es de su agrado por las palabras vertidas en su carta “pública”.

Sigo sin entender cómo un funcionario dice sentirse incómodo a horas de haber estado en un espacio donde públicamente dijo tener lo que no tenia Emerenciano que era una foto con Carlos Monzón; alguien que se siente incómodo no lo expresaría, pero mas allá de su aparente incomodidad creo que el ministro tuvo miedo a la condena social de gran parte de la sociedad que juzga a las personas por delitos y que no valora el pedazo de historia que nos dejó a los argentinos, en este caso Carlos Monzón.

Igualmente me sorprende con la rapidez que señaló publicamente a Emerenciano de una responsabilidad que él mismo sabe es compartida por mi persona ¿será que es más fácil señalar a Emerenciano así como hacen los macristas? A tal punto que fue felicitado por los detractores del odio y aporofobia, entre ellos el ya conocido Diputado radical Aradas. Si te palmea el enemigo algo esta funcionando mal, porque no creo que ni Aradas ni mucho menos Zdero sean defensores de la inclusión ni nada parecido en materia de género.

Igualmente muchos pueden opinar de antemano, ya es una costumbre en lo que yo llamo redes ilícitas de difamación donde van sembrando odios e injurias, siempre será así porque es un poder que se va creando hace años que es parte de la dominación a los sectores pobres. Lo sabemos y tomamos las opiniones segun de dónde vienen.

Ahora la del ministro creo que fue producto no sólo del nombre Carlos Monzón; seguramente va mas allá y el tiempo lo irá demostrando, quizas el ser parte de una intelectualidad que no acepta lo popular ha sido influido por la matriz de derecha que maneja prácticamente toda la “cultura” existente.

El nombre de Carlos Monzón en el Playón del Barrio Emerenciano fue gestado desde el deporte en este caso el boxeo, no desde el ser un femicida que cumplía su condena; se vio desde el boxeo, que como deporte aglutina al sector pobre de las barriadas y que esta en la historia de nuestro país.

Se convocó a Jerónimo Ramírez, pupilo de Carlos Monzón a quien se le dio una mención por su trayectoria en el boxeo y se presentó a los jóvenes boxeadores que a la noche harían la competencia. Todo se vio desde el deporte, insisto, no desde el código penal, o la vida personal de Carlos Monzón, quizás no se entendió, pero los presentes y los que organizamos el evento no pueden decir lo contrario.

El ver a una persona por sus logros en un ámbito del deporte no es desacertado, tampoco hubo intención de provocar.

Lo demas quedó a criterio de la masa de personas que opinaron desde otro lugar incluido el ministro que no dudó en sacar una carta publica antes de dialogar.

Me parece que atacar a una persona desde un ministerio desconociendo los actores, (sabiendo quiénes somos) por el nombre de un Playón Deportivo, no fue una buena actitud, desdibuja el rol del ministro.

Todos los dias transitamos las calles y avenidas con nombres de genocidas que impunemente nos pusieron desde arriba: JULIO ROCA, OBLIGADO, SARMIENTO, y tantos mas ¿pero alguien del ministerio de educacion o diputados o hasta concejales plantean el cambio de nombre y el por qué? ¿no se sienten incómodos caminando esas calles y avenidas y si es así por qué no lo hacen público como sí lo hicieron con el nombre de un PLAYON DEPORTIVO CARLOS MONZON?¡ ¿O será que no es el nombre sino quién lo puso? ¿o será que la historia no los interpela a hacerlo?

Si queremos diferenciarnos de la.matriz macrista aquellos que hoy están en el gobierno deben saber que tienen que ser diferentes, pero al parecer se están mimetizando más con aquello que en sus escritorios dicen combatir.

Nosotros todos los dias combatimos la violencia, del hambre, de la desocupación, de la falta de oportunidades, de las estigmatizaciones. Tenemos mas del 90 % de mujeres en todos los espacios del movimiento socialista Emerenciano porque son las que necesitan la posibilidad de salir adelante y lo hacen desde la soledad junto a sus pequeños hijos. Contamos con un jardín todo el día para que las compañeras que trabajan dejen alli a sus hijos para poder trabajar y estudiar. Somos lo que hacemos, no lo que decimos. No somos nombres, somos personas que hace más de 20 años transformamos junto a Emerenciano la vida de miles dándole dignidad y contención para que sean felices junto a los suyos.

Si hay alguien que está en serio en contra de la violencia contra las mujeres y personas en general somos nosotros, no los que hablan y cierran las puertas a los problemas cuando se les presenta.

Asimismo digo que estoy de acuerdo con el nombre que fue consensuado sin mala intención, en todo caso la intención la ponen los que opinan con total desconocimiento del espacio o bien con una definición de clase en contra de aquellos negros como nosotros que ven en el boxeo un deporte que los apasiona.

Aclaro: no me gusta el boxeo (aunque me llame como la tigresa Acuña). Tampoco el fútbol pero no es lo que me gusta a mí o a quien sea, es lo que le gusta a la gente, lo que los hace vibrar de alegría, lo que en definitiva los hace sentir personas.

Con esto cierro el tema esperando que se reflexione con criterio sobre el mismo y que alguna vez pensemos en la felicidad de nuestro pueblo antes de opinar con prejuicios siendo equilibrados en los planteos.

Marcela Acuña coordina es espacio Mujeres al frente del Movimiento socialista Emerenciano.

Notas relacionadas