Unión y Fuerza: de usurpadores y “abogados defensores”

Opinión Provinciales

Por Gabriel Duca

Seguimos trabajando en nuestras instalaciones, demoliendo, revocando, pintando, energizando reflectores, todo lo que el intruso manifestó haber mantenido, cosa que no hizo nunca y las imágenes así lo indican.

También trataremos de poner en condiciones el único baño, el cual lo tiene como una nauseabunda letrina, a esa mugre van quienes concurren a su inhabilitado e ilegal gimnasio, como así también la peluquería (boleterías) de su señora, quien a su vez arroja aguas servidas por una manguera a la vereda de nuestra institución, total normalidad con los marginales.

En las imágenes se puede observar como recibe energía eléctrica desde una propiedad vecina (fábrica de pastas) a través de un cable oculto en una manguera negra enterrada en unos 20 mts para luego agujereando la medianera ingresarlo a los espacios usurpados ¿Sabrá ese vecino que eso no está permitido? ¿Acaso cree que Mauro Sebastián Barrera es una pobre víctima? Sepa vecino que usted está posibilitando energía a una persona que usurpa nuestras instalaciones y que de buena persona no tiene NADA.

A todo esto ¿Qué habrá pasado que ayer 30/06 no se presentaron a la audiencia de conciliación por ustedes solicitada? Una vez más queda clara la intención del usurpador y vaya a saber uno que otros actores detrás de un telón que día a día se va desgarrando cada vez más, tanto como las barbaridades proferidas por el Fiscal Marcelo Soto días pasados en Radio Futuro FM (victimizándose) dónde se expresó en una cuasi posición de abogado defensor del usurpador con total desparpajo y hablando de códigos procesales, procedimientos y fenecimientos de plazos que sólo existen en “su doctrina procesal” ajena a un Fiscal del Pueblo en pleno ejercicio del respeto a las leyes y la ética. Así trató usted de confundir a la ciudadanía, si habré salido a aclarar sus dichos de ese día, lo que manifestó por micrófono usted debió haber investigado, bueno, tiene la contastación de su ayudante, tendría que haber indagado a su defendido, perdón, al intruso Barrera.

Así las cosas con los personajes y delincuentes con los que tiene que lidiar un grupo de socios y dirigentes que quieren poner al DECANO DEL BÁSQUET CHAQUEÑO en el lugar que se merece.

A todo esto ¿qué pensará la gente del servicio de justicia que nos brinda el Poder Judicial de la Provincia del Chaco? ni hablar de cómo algunos de sus actores en una posición de impunes semidioses hacen de nuestras leyes y en definitiva de nuestra sociedad lo que se les cantan las pelotas.

Gabriel Duca es Presidente del Club Unión y Fuerza.