A la hora de “itinerar” todos y todas se suben a la Trafic

Opinión Política Provinciales Representantes

Por Cristian Muriel

A diferencia de las “peñas” que desde abril realizan senadores nacionales del oficialismo para “conocer de primera mano” la realidad del interior (y tomar distancia de la agenda tóxica de la interna porteña) en las “sesiones itinerantes” de la Legislatura chaqueña se sancionan leyes.

Es posible que cuando le insuflaron vida al engendro ahora llamado “Programa Sesionemos Juntos”, sus creadores no hayan pensado que los acusarían de violar la Constitución provincial, porque el Artículo 114 es categórico: “Las sesiones se celebrarán en el local de la Legislatura”, no en el SUM de un municipio o en la cancha de básquet de un club de barrio.

¿Por qué nadie lo denuncia en sede penal? ¿Y por qué los mismos diputados y diputadas que no van a laburar cuando las sesiones se llevan a cabo en el Recinto “Deolindo F. Bittel”, a la hora de “itinerar” son los primeros en subirse a la Trafic? La respuesta, según un relevamiento de Data Chaco, es económica: los legisladores cobran $50 mil de viático por cada sesión itinerante, y los presidentes de Bloque $100 mil.

Además, el “Programa” protagonizado por Élida Cuesta que ya va por su segunda temporada mueve la economía de un montón de pymes. Según el mismo informe, sumando fletes, cátering, plaquetas y esculturas de madera, mármol y acero inoxidable para las conmemoraciones, cartelería y servicio de sonido, cada una de esas jornadas alcanza la friolera de $ 5 millones.

Esos fondos financian la producción de leyes como las que este miércoles se someterán a votación en General San Martín:

1) Declarar Patrimonio Histórico y Cultural la Capilla “Virgen de Itatí” de San Martín.

2) Crear un programa de promoción, protección y aseguramiento del ejercicio y goce pleno, efectivo, permanente e igualitario respecto al derecho de acceso a la salud de las personas con albinismo.

3) Instituir un Programa de Padrinazgo destinado a Clubes Barriales y Merenderos.

4) Adherir a la prórroga de un decreto nacional.

5) Crear “plazas inclusivas”.

6) Instituir el “Premio Jóvenes Destacados del Año”.

Las sesiones itinerantes no sólo evidencian un problema constitucional y una erogación que no resiste ninguna justificación razonable en la provincia con mayores índices de pobreza e indigencia del país. También exponen la degradación del debate político, que ha llevado a esta Legislatura a gastar cinco millones extra por mes para seguir llenando repisas con plaquetas y esculturas de mesa. La comisión de un club de barrio o la cooperadora de una escuela logran muchísimos mejores resultados con muchísima menos plata.

Notas relacionadas