Institucionalización del FdT, Parte II: supervivencia

Opinión Política Provinciales

Por Cristian Muriel

En un momento clave para la unidad del Frente de Todos a nivel nacional, la coalición chaqueña -una de las únicas, sino la única “seccional” de provincias que avanzó en su institucionalización- se apresura a celebrar su segundo congreso en Sáenz Peña. Con el propósito de “fomentar el debate y generar iniciativas políticas para la provincia”, los delegados del espacio liderado por Jorge Capitanich volverán a verse las caras este sábado desde las 8:30 en la Universidad del Chaco Austral (Uncaus).

En dos meses y medio (el congreso fundacional tuvo lugar el 22 de mayo) pasó mucha agua bajo el puente, y la propuesta de “institucionalización” que se esperaba conquistara al frente oficialista en todo el país, quedó en nada, con todo y que en Chaco el cierre del primer congreso contó con la presencia del presidente Alberto Fernández, ahora devaluado dentro de su propio gobierno.

Lo cierto es que desde el principio la única institucionalización que les importó a quienes la pergeñaron fue la de la Provincia de Buenos Aires, con el objetivo de evitar un desbande de cara a 2023. Y fue nada menos que Sergio Massa quien a fines del año pasado, en un plenario del Frente Renovador en San Fernando, propuso su armado. Poco después hubo una foto de familia con la participación de Axel Kicillof y Malena Galmarini pero con el correr de las semanas la propuesta se desvaneció.

Irónicamente, la urgencia por reflotar la institucionalización del FdT se dio a raíz de los primeros anuncios de Massa como ministro de Economía, que desataron lo que podría ser una reacción en cadena de los socios del gobierno por izquierda: a través de un comunicado difundido este jueves, el Frente Patria Grande de Juan Grabois lamentó la falta de anuncios “para los sectores sociales más postergados”, pidió “un ingreso mínimo de subsistencia” y amenazó con “rediscutir” la pertenencia de sus legisladores al bloque oficialista.

Así las cosas, mientras un Massa empoderado reflota la idea de la institucionalización para evitar la atomización en la Provincia de Buenos Aires, el Frente de Todos ya institucionalizado en Chaco va por un camino distinto, al punto que el armado local ni siquiera cuenta con un asiento para el massismo.

Si en Buenos Aires todo apunta a consolidar el eje Kicillof-Máximo-Massa de cara a 2023, en el pago chico, sin otra expectativa que la de conservar el gobierno provincial, el congreso de este sábado deberá enfocarse de la generación de políticas activas para evitar sobresaltos en lo que podría ser una relación menos amigable de lo que cabría esperar con el nuevo gabinete nacional.