Un fallo ejemplar: el STJ dice No al gatillo fácil

DDHH Opinión Policiales y judiciales Política Provinciales

Por Kevin Nielsen

A pocos días de la marcha nacional contra el gatillo fácil, en un fallo ejemplar, el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chaco revocó la sentencia que condenaba al agente Alfredo Sánchez por homicidio agravado por el uso de un arma de fuego -como si nunca hubiera pasado por la escuela de policía- y recalificó el hecho, al de homicidio agravado por ser cometido en abuso de sus funciones, siendo miembro de una fuerza de seguridad (Art. 80, inc. 9 del Código Penal), tal lo habíamos solicitado desde las querellas del Comité para la Prevención de la Tortura Chaco y la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros.

¿Por qué es importante?

El tribunal de primera instancia, si bien condenó a Sánchez, entendió que no aplicaba el agravante por el “nerviosismo”, la “vorágine de una persecución” y la “escasa instrucción y experiencia” de Sánchez, quien no se representó al momento del hecho estar abusando de sus funciones.

Este precedente resultaba peligroso y podía llevar a la impunidad relativa en otros casos similares, convirtiendo en letra muerta el agravante del inciso 9, que condena especialmente los homicidios cuando son cometidos por policías en ejercicio abusivo de sus funciones, ante el estado de indefensión de sus víctimas y en violación a la confianza pública depositada en ellos.

También contrariaba los compromisos internacionales asumidos por el Estado Argentino en materia de DD.HH, esto es así ya que Estado tiene el deber de prevenir (instruir bien a sus policías) pero también el de sancionar adecuadamente a quienes cometen estos hechos. El incumplimiento de un deber, no puede ser excusa para incumplir el otro, dejando a la ciudadanía y las victimas sin justicia.

Jesús Martínez, de 18 años fue ultimado de un disparo, a escasos centímetros de la cabeza, por el agente Sánchez, después de una persecución a pie por parte de dos policías, presumiblemente reducido y por la espalda. Murió horas después.

Jesús estaba desarmado.

Nunca represento un riesgo para la vida de los policías.

Kevin Nielsen es Presidente en Comité para la Prevención de la Tortura del Chaco.