El sentido de humor y la ironia

Lectores Opinión Sociedad

Por Mónica Persoglia

No todos tienen sentido de humor, no significa que tengan mal carácter.

Están las personas que trasladan en chistes su estado de ánimos. Esos a veces son ironías, que aunque no lo consideren una burla disfrazada maquilla los defectos y da lugar a la risa o la sonrisa cómplice. Consideran modos simpáticos de remarcar los errores, o peor aún los rasgos de alguien dibujando en palabras lo que quieren resaltar como ridículo. No siempre se tiene en cuenta que al que se refiere puede disgustarle, herirlo u ofenderlo. Poco importa. Aunque poco serio es común y corriente que suceda.

Algunos le llaman “cargadas” no todas son de buen gusto, si creativas, ingeniosas y agudas. Así es como puede convertirse en una burla generalizada.

A esto no le llaman burla, ni bullying, pero las palabras son un arma de doble filo.

Estas conductas, que no sólo la utilizan los jóvenes, también están en boca de los adultos, alguna en los medios, otras en los que tienen poder, no pareciera estar mal.

El humor sano es dar rienda suelta a la alegría.

Los memes son una demostración de la libertad sin límites de como ridiculizar, sin sentirse culpable ni responsables.

No es que cambiaron los tiempos, es que la falta de respeto al otro no se pena.