450 llamados por mes por accidentes de tránsito en Resistencia: ediles proponen incorporar “limitadores de velocidad” a las motos

Locales Policiales y judiciales Provinciales Representantes

A través de una serie de iniciativas, los concejales de la capital chaqueña Fabricio Bolatti y Alicia Frías creen que es posible reducir el número de accidentes viales y “compensar” la inacción municipal.

De acuerdo a informes compartidos por los ediles del Frente Chaqueño, los llamados a ambulancias en la ciudad de Resistencia se dividen en partes iguales entre traslados de pacientes y accidentes de tránsito, casi todos protagonizados por motocicletas. En promedio, se trata de unos 450 accidentes por mes, lo que genera no sólo gastos materiales sino una enorme presión sobre el sistema sanitario, las fuerzas de seguridad y el tránsito en general.

Bolatti y Frías aseguran que con la implementación de unas pocas medidas concretas es posible resolver gran parte de este problema.

Lo que proponen es prohibir la circulación de motos sin luces, concretar la normativa que establezca la velocidad máxima de 50 y 60 Km/h en calles y avenidas “como regla general”, incorporar “limitadores de velocidad” en las motos (aunque no precisan a qué tipo de dispositivos se refieren) y la creación de un programa para reparar las motos secuestradas y que, al ser recuperadas por su titular, tenga todos los elementos de seguridad que exige la normativa; ¿cómo se paga? Con una parte del costo de la multa: “Se cambia un criterio recaudador por uno reparador”, afirman los autores.

LA GACETILLA

Ante la creciente tasa de accidentes viales, la realidad por la que se atraviesa en torno al tránsito de motos y la menor presencia de la Municipalidad en los controles y en políticas preventivas, el concejal Fabricio Bolatti y la concejala Alicia Frías, presentaron un grupo de iniciativas de legislación local, como aporte para el debate y el abordaje de esta angustiante realidad que se vive en las calles de la ciudad de Resistencia, la que finaliza con miles de accidentes de tránsito por mes, la mayoría protagonizados por motocicletas.

Bolatti y Frías entienden que, impidiendo técnicamente -con el uso de dispositivos- que se supere la velocidad máxima por estos vehículos, y logrando universalizar el uso de luces delanteras y traseras en las motocicletas, se estaría haciendo un aporte a la prevención y organización del tránsito en la ciudad.

En el cuadro siguiente, los ediles compartieron una estadística sobre las intervenciones del servicio de ambulancias de Salud Pública en un período de 10 días en los meses de septiembre y octubre últimos, el “Volumen por Tipo” de causa por la que se solicita el servicio

VOLUMEN POR TIPO – (Fuente: Policía del Chaco)

Los proyectos de Ordenanzas presentados por Bolatti y Frías, principalmente buscan:

* Prohibir la circulación de motos sin luz trasera ni delantera baja, las que deberán estar prendidas en forma permanente mientras se circule.

* Establecer como velocidad máxima de circulación de motos, 50 y 60 km/h, velocidad que hoy refleja la máxima permitida en avenidas, para grupos distintos, clasificados por tamaño y potencia, pero no así normado como regla general, como sí lo hace para las motos eléctricas.

* Avanzar en la implementación de equipamiento o dispositivos dedicados a “limitar o establecer un máximo posible a alcanzar, de velocidad de circulación o tránsito en la ciudad, límite que funcionará en forma fija y permanente. Su implementación podrá ser progresiva atento a características y alternativas existentes, así como avance que puedan surgir en su implementación en otras ciudades.

* Crear un programa para reparar las motos secuestradas y que, al recuperarla su titular, la misma vuelva a ser usada en las calles, pero ya con todos los elementos de seguridad que exige la normativa. Respuesta ésta, que no debería generar mayores costos, a los que hoy se paga para retirar el motovehículo en el mismo estado, ya que afecta al pago de las reparaciones, hasta el 75% del monto de la multa establecida.

* Fortalecer lo estipulado para que no se pueda conducir un vehículo en la vereda, ni estacionar, ya sean motos o automóviles, priorizando así al peatón y a su vez aportar a la seguridad pública, ya que es un modo de operar a la hora de delinquir, ej: en moto sin luz, por la vereda o en contramano.

Hoy los agentes públicos pueden retener la motocicleta que circula sin luces, pero el objetivo de la iniciativa es que el secuestro se concrete y que el 75% del valor de la multa, vuelva a la persona reinvertido en elementos de seguridad instalados en su vehículo, destinado directamente a mejorar la situación del parque de motos de la ciudad y cambiando un criterio recaudador por uno reparador.